helen@helenbertels.com 0034 666 72 92 19
La vida no es fácil y ¿quién quiere que lo sea?
Junio 30, 2016
2

13555736_1226446774066779_165596495_o

Hace mucho que no escribo porque pasé y estoy pasando unos meses un poco duros y no soy capaz de sacarles lo interesante.
Hay una mujer que escribe artículos periódicamente sobre crianza, los manda por e-mail y a veces para llamar la atención pone en el asunto “He muerto…”. Pues en mi caso el asunto sería más bien: “Me he matado…”, por lo mal que me trato (creo que le pasa a muchas mujeres). Igual no me maté del todo pero me debo de tener amordazada y atada en algún sótano oscuro y húmedo porque no soy capaz de escribir nada sobre mi ni sobre el arte. Ese “arte mío” simplemente no ha existido en estos meses en los que no tuve ni un mísero segundo para mi misma. Ni hablar entonces de escribir sobre él sin echar culebras y sapos por la boca (con perdón a los sapos y las culebras que son animales preciosos), echando las culpas de todo básicamente a los políticos y la sociedad. Y eso que defiendo siempre que tenga ocasión, que echar balones fuera de esa manera es una irresponsabilidad porque no cambia nada, igual que compartir frases y vídeos ingeniosos por Facebook. Lo que hace falta es acción, lo que hace falta es que cada un@ aporte lo que sepa y pueda.
Bien. No iba a escribir sobre este tema, pero lo hice corriendo el peligro de que este artículo acabara como los demás en borradores, sin volver a ver la luz del día, porque no iba a ningún lado o porque los sapos y las culebras lo hacían intragable.
Tuve mucho trabajo, muchas situaciones nuevas de cuya existencia no tenía ni idea, salía de una y me metía en otra y no tuve, como ya dije, ningún tiempo para mi como escritora, actriz, artista y creadora de teatro. Así que ya ni hablamos del tiempo para mi como mujer o simplemente como Helen. Lo dicho, me estaba matando. Bueno matar, matar quizás no del todo, pero maltratar sí… A donde realmente quería llevar este artículo (y me está costando como veis) es a formular y lanzar preguntas al aire ya que de respuestas no puedo hablar porque no las tengo. Así que allá voy:

¿A la sociedad (y los políticos, jeje) les importa algo que haya niñ@s o no?

Nuestro futuro (el de tod@s, también de l@s que deciden no formar una familia) son l@s niñ@s que ahora dejamos llorando en casas donde se les guarda el tiempo hasta que sus padres vuelvan a casa del trabajo. Lo tenemos claro, ¿no? ¿Llorarán porque se sienten traicionad@s? Son los padres que deberían darles seguridad y ocuparse de ell@s el tiempo hasta que puedan valerse por si sol@s, ¿no?
¿Y qué si hubiera sitios donde podríamos dejarl@s y no tuvieran que llorar o callar resignad@s?
¿Y qué si hubiera una sociedad en la que se tuviera en cuenta la importancia de nuestro futuro y el trabajo más importante que se podría hacer es ocuparse de eso, de nuestro futuro, de crearlo con todo el amor, el respeto y la imaginación que haya?
¡Imaginados! La ciencia, el arte, la cultura, toda la humanidad unidos para crear seres humanos felices y dispuestos a comerse el mundo… (Para los que lo dudan porque suena demasiado perfecto y la perfección ya sabemos que es la ausencia de movimiento o sea que la muerte: Sí, a veces también pueden estar tristes, desesperados y llorar de dolor. Una cosa no quita la otra.)

Ahora mismo la escala de valores de una mujer madre y artista podría perfectamente ser esa: 1. dinero, 2. hijo, 3. el arte, 4. la mujer misma. ¿No? ¿No lo crees? ¡Obsérvate! Igual no en todas las situaciones pero ya verás como si. Yo lo he notado en mi con asombro.

Quiero hacer las cosas diferentes a como las hace la mayoría de las familias que me rodea. Sin embargo quiero lo mismo que todas esas familias. Una educación diferente, más respeto a l@s niñ@s, tener en cuenta sus necesidades, tener de mano profesionales de todo tipo (en Centros de Salud, Hospitales, guarderías, colegios y institutos) que estén actualizados. Profesionales que sepan de las últimas novedades de su trabajo. ¿Cómo puede ser que estemos tan insatisfechos y nada cambie?

¿En serio que tengo que elegir entre ser madre o estar en la vida pública? ¿Cómo puede ser que las madres no estén en la vida pública?

¿Cómo es posible que todos tengamos una madre y ser madre sea algo tan poco reconocido a nivel social? ¿Hay algo más importante?

¿No soy capaz de ser madre las 24 horas al día, ganar el dinero que sostenga junto al sueldo del padre la familia, hacer lo que es mi vida que es escribir, dibujar, actuar etc. ¿Será que los valores de nuestra sociedad están en lugares totalmente confundidos? ¿Es factible unir esas tres cosas en las 24 horas que tiene un día sin dejar abandonada o maltratada ninguna?

¿La única opción, si queremos algo diferente, es mudarnos a otro país?
¿Queréis llegar al final de vuestra vida pensando: “Y si hubiera…”?
¿Sois felices aquí y así?
¿Cómo creéis que se puede cambiar esto de verdad? y ¿Por que no lo estamos haciendo? …o igual sí que ya lo estás haciendo. ¡Ojalá!

¿Dónde estaría un hombre si hubiera hecho el mismo trabajo que yo en su vida hasta el momento? Nunca lo sabré, pero no creo que tuviera problemas para llegar a fin de mes.

Es solo un comienzo y paro porque no tengo más tiempo. Aún no estoy muy contenta con las preguntas. Tienen que cambiar, ser mucho más concretas, tener más chicha, más interés. Todavía tendré que hacer muchas más antes de saber dónde quiero que esté mi sitio en este nuevo mundo como madre de familia. Y qué decisiones tomar para que dentro de unos años no me tenga que preguntar cómo hubiera sido mi vida si hubiera hecho tal o cual cosa.

La vida no es fácil, pero eso, que yo sepa, no nos lo ha prometido nadie…

 

 

(Se queres ler máis de min como autora faite co meu Diario de Nimiedades!)

 

Deja un comentario

2 comments

  1. Me encanta la frase, como puede ser q todos tengamos una madre y ser madre y ser madre sea tan poco reconocido. Me la quedo!
    Cuantas preguntas, q nos hacemos y cuantas respuestas sin llegar. Vamos haciendo camino Helen. No desistamos.

    1. Sí! Lo vamos haciendo y que trabajo arduo! Hay que cuidarse mucho, recordarse los logros para no caer. Desistir -menos mal y a veces muy a nuestro pesar- es imposible una vez escogido el camino de hacer camino. ?
      Gracias por escribir Sonia. <3